Formación

Documento para descargar

Propuesta hacia un protocolo de desalojos…………………………/ Protocolo Desalojos


via.jpg

cloc.jpg

VÍA CAMPESINA

CENTROAMÉRICA DECLARACIÓN DE TEGUCIGALPA

“Más allá de la frontera”

Reunidos en Tegucigalpa Honduras América Central los días 23 y 24 de octubre 2018, con delegados de Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá  y Honduras. En Via Campesina representamos millones de familias campesinas, Trabajadores del Campo, Pueblos Originarios y Pescadores, estamos conscientes de que es el sistema capitalista quien por sus acciones causa la movilidad humana de miles de familias que son desplazados de sus lugares de origen a migrar en busca de mejores condiciones de vida.

Desde hace nueve 9 años, el pueblo hondureño vive una crisis humanitaria, económica, social y política que ya tocó fondo, la única influencia externa son las políticas del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, quienes junto a las transnacionales provocan la extrema pobreza, sufre de una galopante inseguridad ciudadana, miles de familias campesinas sin acceso a la tierra, criminalización de la lucha social, inestabilidad política de las fuerzas de gobierno quien ejerce la represión a un pueblo indignado por el régimen que representa Juan Orlando Hernández, quien paso a Honduras de la Democracia a la Barbarie.

Expresamos nuestra solidaridad con miles de familias que van en una caravana, defendemos la migración como un hecho de la historia humana que se remonta a miles de años, la migración del pueblo hondureño, es la movilidad humana, expulsados de sus comunidades de origen por la falta de tierras para la producción de alimentos, por las políticas agresivas que impone un modelo de desarrollo basado en la explotación de recursos, refugiados climáticos, la captación de bienes comunes, la criminalización y la explotación de campesinas y campesinos, así como de trabajadoras y trabajadores de la tierra y pueblos originarios.

La actual caravana que ya está en tierras mexicanas y que recibió la solidaridad de Guatemala, El Salvador y México, mientras el gobierno de Honduras y Estados Unidos están dispuestos a un genocidio contra miles de familias campesinas que están obligados a vender su fuerza de trabajo lejos de sus lugares de origen.

Ante esta crisis social, política y económica al que se enfrentan nuestros hermanos hondureños desde La Via Campesina exigimos:

  1. Facilitar la libre movilidad de miles de familias campesinas hacia los Estados Unidos
  2. La inmigración debe dejar de ser confundida con las amenazas contra la seguridad nacional (o doméstica), puesto que son dos cosas muy diferentes.
  3. Exigimos la no separación de las familias indocumentadas, ni deportarlos o encerrarlos en centros de detención. Solicitamos la protección de las grandes organizaciones internacionales, como la ONU e identidades que apoyan la libre movilización humana y la humanitaria atención de los flujos migratorios.
  1. Es urgente un programa amplio de mejores condiciones de vida, salud, educación y vivienda digna, mas políticas que brinden condiciones aptas para que quienes aún están en el campo y la ciudad permanezcan y los que salieron regresen a mejorar sus condiciones de vida con el respaldo del gobierno y toda la sociedad.
  2. Que los Estados respetan las convenciones internacionales, a adherirse a la Convención por la protección de los derechos de los emigrantes y sus familias y a modificar sus políticas y sus intervenciones públicas para asegurar la buena ejecución de las convenciones mencionadas.
  3. Permitir o garantizar a los emigrantes el acceso al mercado de trabajo en unas condiciones equivalentes a las de los trabajadores y trabajadoras nacionales.
  4. Derribar todos los muros: Estados Unidos/México ya que no solo representan una bárbara agresión contra la humanidad y dividen los pueblos, sino que atentan contra la naturaleza. Las fronteras geográficas actuales contribuyen ya fuertemente a las catástrofes ecológicas y estos muros solo agravan la situación.
  5. Desarrollar acciones de protección para las personas migrantes, que se resisten a desaparecer desafiando al sistema capitalista; acto de resistencia que debe ser incorporado a la lucha contra las causas de la debacle ambiental y climática, que debe convertirse en un eje de trabajo permanente.
  6. Es urgente reconocer que desde La Vía Campesina, logramos que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre los derechos de las y los campesinos/as en Ginebra, esta declaración nos garantiza la estabilidad de las familias que hoy sufren desalojos forzosos, criminalización, racismo y xenofobia.
  7. Solo mediante una Reforma Agraria Integral y Popular, mejoraremos las condiciones de vida de miles de familias que son expulsados, de sus territorios, a través de terratenientes, empresarios, trasnacionales, Extractivismo y depredadores de los bienes comunes quienes promueven el agro negocio y quitan la producción de alimentos de campesinos que ahora salieron de sus territorios a vivir en la travesía infernal del éxodo masivo.

El éxodo en búsqueda del sueño americano no es nuevo, un centenar de Hondureños parten diariamente hacia Estados Unidos, una caravana salió en la semana del 13 de octubre desde San Pedro Sula. Este hecho histórico muestra al mundo el fin de un régimen sin capacidad de gobernar y mejorar las condiciones de vida de un pueblo aguerrido que hoy sufre las malas políticas del tirano Juan Orlando Hernández, quien se aferra al poder dejando una estela de dolor, luto y desesperación por la expulsión de miles de familias buscando salir de su mal gobierno y del apoyo del gran capital internacional.

Dado en la ciudad de Tegucigalpa Honduras a los veinte y cuatro días del mes de octubre del dos mil dieciocho.

         

¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!

Rumbo al VII Congreso de Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo

 


Foro sobre la propuesta de Protocolo de desalojo forzoso en Honduras y  la declaración de los derechos de las y los campesinos.

Para entender mejor lo que estamos hablando es importante conocer que el desalojo forzoso consiste en despojar a las personas de su hogar o de la tierra que ocupan, contra su voluntad y de un modo atribuible directo o indirectamente al Estado.

El objetivo general del foro es conocer instrumentos que pueden ser utilizados para la defensa de la lucha por la tierra y el territorio en honduras y otros países de la región centroamericana que permita a las y los defensores del derecho a la tierra y el territorio y a las organizaciones que las y los acompañan disponer de una nueva herramienta que permita mejorar su protección y dotar de mayores garantías su labor de defensa de derechos del campesinado.

foto1.jpg

De igual forma conocer la propuesta de protocolo sobre los desalojos forzosos desde un enfoque de género y derechos humanos y da conocer la declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y de otras personas que trabajan en las zonas rurales y su situación actual para la adopción de la ONU

El porqué de esta propuesta: Énfasis Honduras

Todos conocemos sobre la criminalización de la lucha de las y los campesinos por el acceso la tierra en Centroamérica, no es un secreto para nadie la violación a los derechos humanos en torno a este tema, la persecución, encarcelamiento y asesinatos a dirigentes.

Este foro da la oportunidad de conocer la realidad que se vive desde cada uno de los países de la región, con mayor énfasis a la crisis que atraviesa el pueblo Hondureño, cuya migración es parte de los desalojos forzosos que ha ejecutado por parte del gobierno de turno.

En el caso específico de Honduras, la lucha es histórica, data desde los años 50, cuya aspiración siempre ha sido contar con una ley que garantice el acceso a la tierra y poder cosecharla para logara la soberanía alimentaria de las familias hondureñas.

En los 90 se deroga las Ley de reforma agraria, la tierra se vuelve mercancía y las tierras que estaban en manos de las cooperativas pasan nuevamente a los grandes terratenientes, las grandes corporaciones transnacionales y al mismo gobierno. Del 90 para acá las mayores repercusiones negativas han sido para el movimiento campesino, se permite el desalojo forzoso violando todos los procedimientos legales y la lucha ha llenado de sangre los territorios.

En el valle del Aguan, por ejemplo, hay una significativa cifra de campesinos muertos, 10 mil campesinos que han pasado por los juzgados, de los cuales 8 mil tienen que presentarse diariamente a firmar y son acusados por delito de usurpación y otros.  Solo en el departamento de la Paz se han dado 27 desalojos, 6 muertos en menos de un mes  y 127 enjuiciados. El 80% de las y los campesinos miembros de la Vía Campesina tiene  orden de desalojo. Más de 300 mil familias en Honduras no tienen tierra.

Los culpables son principalmente el hondureño Miguel Facussé, el nicaragüense René Morales y el salvadoreño Reynaldo Canales.

foto2.jpg 

Normativa hondureña que da pie a los desalojos

En primera instancia el Código Penal, es prácticamente el génesis de la figura del desalojo. En su artículo 227, referido a la usurpación, el cual establece que  quien usurpe un bien inmueble o un derecho real será sancionado con reclusión de dos a cuatro años. Igual en su artículo 228, en las mismas penas del anterior ocurrirá quine alterare términos o linderos de los pueblos y así hay muchos de sus artículos que van en la misma dirección.

¿Qué establecen los Convenios Internacionales referido a los desalojos?

Los convenios internacionales, sobre todo los suscritos por la ONU, como principios fundamentales establecen que los Estados deben garantizar la igualdad de mujeres y hombres a la protección de los desalojos forzosos y la igualdad del dispute del derecho humano. Dicen que todas las personas, grupos o comunidades tienen derecho al reasentamiento que incluye el derecho a una tierra distinta, mejor o de igual calidad y a una vivienda que satisfaga sus necesidades básicas.

Por otro lado, plantean que los Estados deben adoptar medidas legislativas y normativas que prohíban la ejecución de desalojos que no estén conforme a sus obligaciones y que debe garantizar la prioridad en la asignación de viviendas y tierra a los grupos en situación  de desventaja, principalmente los niños y discapacitados.

Propuesta  hacia un Protocolo de desalojos y la adopción por las Naciones Unidas la declaración sobre los derechos de las y los campesinos.

Consta de 17 artículos y tiene como objetivo adoptar las medidas judiciales para controlar los efectos negativos de los desalojos forzosos, tanto en la ciudad como en el campo, a fin de prevenir violaciones a una amplia gama de derechos resultantes de la ejecución del mismo. Quiere principalmente terminar con la criminalización sin precedente a la que han sido sometidos las y los campesinos hondureños.

Esta propuesta se desprende de una que inició en 2008 desde la sociedad civil cuando la Vía Campesina presentó su Declaración de los Derechos de las Campesinas y Campesinos. En 2010 el Consejo de Derechos Humanos encomendó al Comité Asesor realizar un estudio preliminar sobre las formas y los medios para seguir promoviendo los derechos de las personas que trabajan en las zonas rurales.

Hasta el momento fueron realizadas 5 sesiones del Grupo de Trabajo, siendo la Quinta y última en abril de 2018. Ahora en el 39° periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos (10 al 28 de septiembre de 2018), fue adoptada oficialmente la Declaración con una votación de 33 países a favor, 11 abstenciones y 3 en contra.

Para este noviembre del 2018 será nuevamente  sometida para su aprobación por las naciones miembros de la ONU, eso implicaría contar con un instrumento que permita a las y los campesinos del mundo hacer valer sus derechos.

¡Globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza!